El programa de Más Allá de la Vida, todo un Fraude

Ayer tuve oportunidad de ver Más alla de la vida un programa transmitido en la cadena española Telecinco donde una “vidente” llamada Anne Germain conecta con personas que han muerto y son cercanas a personajes conocidos de la televisión. No debería llamar a Germain vidente, debería llamarla estafadora o timadora, porque es exactamente lo que es: obtiene dinero a partir de un engaño.
Al igual que casos similares, todo parte a partir de una broma o una mentira. Los mediums existen desde 1848 cuando Kate (6 años) y Maggie Fox (8 años) “inventaron” la versión moderna del espiritismo en Estados Unidos por medio de una broma hecha en el April Fools Day (el día de los inocentes estadounidense). La madre de las niñas se creyó la broma y la hermana mayor lo convirtió en un lucrativo negocio. Cuarenta años más tarde, Maggie en la Academia de Música de Nueva York con las siguientes palabras:
Estoy aquí esta noche, como una de las fundadoras del espiritismo, para denunciarlo como un fraude de principio a fin, como la más enfermiza de las supersticiones y la blasfemia más malvada que ha conocido el mundo.
Pero detener una actividad tan lucrativa era imposible. En aquellas épocas ya habían miles de imitadores en todo Estados Unidos amasando grandes fortunas. Pero aún con confesiones de una de sus fundadoras, aún con la absoluta falta de pruebas, aún con el origen desconocido de estas personas, aún cuando su “habilidad” no puede ser comprobada de ninguna forma, existen millones de “creyentes” que confían su estabilidad emocional a un desconocido que dice conectarse con seres queridos que lamentablemente ya han muerto.
Anne Germain la estafadora protagonista de Más alla de la vida, como la gran mayoría de personas que recurren a este engaño usan el efecto Forer (también conocido como la falacia de la validación personal o efecto Barnum) la cual consiste en la observación a la que individuos darán alta aprobación a descripciones de su personalidad que supuestamente fueron realizadas específicamente para ellos, pero que en realidad son bastante generales y lo suficientemente vagas como para ser aplicadas a un amplio espectro de personas.
El nombre proviene del psicólogo Bertram R. Forer quien demostró el efecto cuando en 1948 le dio un test de personalidad a sus estudiantes y luego les entregó un análisis que supuestamente fue basado en resultados hechos por medio de un estudio individual de cada prueba. Después invitó a sus estudiantes a evaluar el resultado en una escala de entre cero (muy pobre) y cinco (muy acertado). El promedio fue de 4,26. Forer había entregado a todos los estudiantes exactamente el mismo análisis:
Tienes la necesidad de que otras personas te aprecien y admiren, y sin embargo eres crítico contigo mismo. Aunque tienes algunas debilidades en tu personalidad, generalmente eres capaz de compensarlas. Tienes una considerable capacidad sin usar que no has aprovechado. Disciplinado y controlado hacia afuera, tiendes a ser preocupado e inseguro por dentro. A veces tienes serias dudas sobre si has obrado bien o tomado las decisiones correctas. Prefieres una cierta cantidad de cambios y variedad y te sientes defraudado cuando te ves rodeado de restricciones y limitaciones. También estás orgulloso de ser un pensador independiente; y de no aceptar las afirmaciones de los otros sin pruebas suficientes. Pero encuentras poco sabio el ser muy franco en revelarte a los otros. A veces eres extrovertido, afable, y sociable, mientras que otras veces eres introvertido, precavido y reservado. Algunas de tus aspiraciones tienden a ser bastante irrealistas.


Germain se aprovecha de una serie de factores que incluye: la necesidad irracional del invitado a poder contactar con alguien que ya ha muerto, la presión de asistir a un plató donde se esperan resultados (léase: un espectáculo a base de lágrimas y el derrumbamiento emocional por un supuesto contacto con el ser querido) y sobre todo: la predisposición del creyente. No hacen falta pruebas, hay fe ciega en el médium, quien usando el efecto antes descrito, le dice al invitado exactamente lo que quiere escuchar; de ahí en adelante la médium simplemente tiene que estar atento a sus reacciones y modificar la historia en la marcha para mantener su atención asegurando que el flujo de lágrimas y tristeza se mantenga durante el episodio. ¿Dice algo que aplica a la realidad? No importa, la médium dejó de ver las cosas claras durante unos minutos, ¡es que esto de contactar a los muertos no es cosa fácil, eh!

Germain recopila la mayor cantidad posible de información del invitado (algo relativamente sencillo considerando que son personas famosas), por medio de entrevistas previas, datos en internet, rumores semiconfirmados, y contacto de su equipo con personas cercanas. Con el público se hace por medio de personas que están plantadas y que se dedican a escuchar, recopilar detalles y luego comunicárselos a la médium por un auricular (el famoso pinganillo).

Anne Germain es una excelente actriz, una estafadora de primer nivel, dispuesta inclusive a llorar y lucrar a base del asesinato de Sandra Palo frente a unos padres desesperados por tener un cierre a la muerte de su hija. Telecinco, la cadena donde se emite el programa, sus productores y responsables son directamente cómplices de la estafa y como bien dice Luis Alfonso Gámez, mientras haya gente que cree en estos despropósitos, habrá que seguir denunciando públicamente la estafa.

Por

Fundador y COO de Hipertextual. Editor general de ALT1040. Emprendedor, entusiasta de la fotografía, interacciones sociales por medio de la tecnología y su uso para mejorar actividades cotidianas de las personas. Creyente ferviente de la cultura libre.
 
Compártelo en Google Plus

Acerca de Aníbal Clemente

Web Oficial del Historiador del Arte, especializado en Patrimonio Cultural, viajero e investigador incansable. Extremeño de pura cepa, amante de su tierra, de los viajes, de lo Retro, de los videojuegos y del conocimiento de las Artes, la Arqueología, la Tecnología y las Ciencias en general.

0 comentarios:

Publicar un comentario