Imágenes en exclusiva de una máquina Enigma en España

Historia y Arqueología obtenido en exclusiva, impresionantes imágenes de una de las máquinas de códigos más famosas de la Segunda Guerra Mundial en España, la máquina ENIGMA. Se han podido tomar imágenes del exterior y del interior del aparato con gran detalle.


La "Enigma", una sofisticada máquina para codificar mensajes que utilizaron los alemanes durante la II Guerra Mundial.

Se trata de una de las once piezas de la II Guerra Mundial, cinco de los nazis y seis de los aliados, una de éstas últimas es la que se encuentra en el museo militar del Regimiento de Transmisiones Nº1 de Zarco del Valle, en El Pardo (Madrid).

La "Enigma" era una máquina de rodillos, ésta concretamente de cuatro, diseñada hacia 1930 para encriptar, desencriptar mensajes y evitar el espionaje comercial.
Quizás sea uno de los aparatos más famosos de la Segunda Guerra Mundial. Una encriptadora que tuvo una gran transcendencia en el devenir de la Guerra, y los frutos conseguidos por los aliados para llegar a descifrarla, ya que fue el origen de los actuales ordenadores.

Según reveló el diario El País en octubre de 2008, el bando sublevado dispuso de al menos veinte máquinas Enigma que le permitieron al general Franco mantener una comunicación secreta y permanente con sus generales. Las diez primeras fueron vendidas por los nazis a los nacionales en noviembre de 1936 cuando el avance franquista se detuvo a las puertas de Madrid. Sin embargo, no se trataba del modelo más avanzado (era el D de la gama comercial) ya que a los alemanes les preocupaba que alguna de ellas pudiera caer en manos de los soviéticos, que apoyaban a los republicanos, o de los servicios secretos británicos desplegados en España. El encargado del adiestramiento de los militares que iban a utilizarla fue el comandante Antonio Sarmiento —miembro del Estado Mayor y jefe de la Oficina de Escuchas y Descifrado del Cuartel General del Generalísimo— quien en un informe redactado en Salamanca en noviembre de 1936 afirmaba: «Para dar una idea del grado de seguridad que se consigue con estas máquinas basta decir que el número de combinaciones posibles de acordar se eleva a la fabulosa cifra de 1.252.962.387.456». A principios de 1937 se compraron diez máquinas más del mismo modelo.

Reportaje fotográfico:








Recuerda seguirnos en nuestras Redes Sociales para que podamos seguir aportando datos a la cultura:

Facebook: www.facebook.com/historiayarqueologia
Twitter: http://twitter.com/redhistoria
Google+: https://plus.google.com/u/0/+historiayarqueologia
Nuestro segundo Canal de Televisión: www.dailymotion.com/historiayarqueologia
Compártelo en Google Plus

Acerca de Aníbal Clemente

Web Oficial del Historiador del Arte, especializado en Patrimonio Cultural, viajero e investigador incansable. Extremeño de pura cepa, amante de su tierra, de los viajes, de lo Retro, de los videojuegos y del conocimiento de las Artes, la Arqueología, la Tecnología y las Ciencias en general.

0 comentarios:

Publicar un comentario